Hey there! I am using ABK

Aprovechando que tengo unos días de descanso, estoy actualizando la web y encuentro el momento perfecto para disculparme por el paréntesis que ha habido desde el pasado verano motivado por el típico cambio de estado estandar de whatsapp de  “Disponible” a”Ocupado”.

Pues bien, Hey there! I am using ABK, podría definir mi estado actual así que, en estos días y a través de diferentes entradas, quiero hacer un repaso de todo lo que ha pasado en La Academia, después del Campus de verano, que ha sido mucho.

Para no empezar bruscamente, he echado la vista atrás y he encontrado una de las primeras entradas que escribí, una de mis favoritas. Creo que 3 años después, sigue reflejando el proyecto y objetivos que en su día propusimos y la mejor de las pruebas es que ya han pasado “A TOQUE DE SILBATO” más de 500 alumno por nuestra Academia. Muchos se han quedado, otros han prometido volver y afortunadamente los menos sabemos que no lo harán, pero lo que es seguro es que el que viene a La Academia hoy por hoy sabe que encuentra un proyecto y un compromiso serio. Algo, por cierto, poco habitual.

“A TOQUE DE SILBATO”

El 13 de enero de 2012, a petición del AMPA del Colegio Escolapios de Pozuelo, iniciamos de la mano de Kowalsky, una actividad de baloncesto familiar con unos cuantos alumnos y padres del colegio, sin más pretensión que intentar transmitir a los participantes, nuestra forma de ver, vivir y disfrutar de este deporte.

El primer día, sólo unos pocos atrevidos, movidos quizá por la curiosidad de una nueva actividad conjunta padres-hijos, se acercaron al polideportivo. Una breve charla con los padres y…  sonó el silbato.

“Cuando suena el silbato, todo el mundo deja lo que está haciendo y viene corriendo hacia el entrenador”

“Cuando habla el entrenador, todo el mundo está callado, escuchando lo que dice”

“Desde este momento somos un equipo y el equipo está por encima de cada uno de nosotros”

“Si uno llega tarde, no respeta al equipo”

“Si uno no atiende, no respeta al equipo”

“Si uno falta a entrenar, no respeta al equipo”

Los niños, con los ojos cada vez más abiertos, cambiaban sus sonrisas por un gesto serio, seguramente con ganas de salir corriendo hacia sus madres, si no fuera porque… ya no estaban allí.

Segundos antes la voz de Kowalsky había retumbado en el pabellón: “por favor, el que esté en la grada, tiene que estar en silencio y si no, no puede estar”

El murmullo dio paso a un gélido silencio, mientras algunas madres dudaban entre abandonar el polideportivo o rescatar a sus hijos.

Todo  ello sin saber que los padres y madres que aguantaron el tirón en la grada ese día, se convertirían en la red comercial que cualquier empresa desearía tener.  Se atrevieron a bajar a la cancha, animaron a otros padres a apuntar a sus hijos, impusieron la norma de no celebrar cumpleaños en viernes, aplazaron en más de una ocasión sus viajes un par de horas para dar ejemplo,  casi nunca llegaron tarde y por encima de todo, nos confiaron a sus hijos.

En definitiva adquirieron un COMPROMISO que hoy se traduce en más de 150 jugadores, la mayoría de 5 a 9 años que aprenden cada día en La Academia, los valores que el baloncesto les ofrece y que sin duda les convertirá en personas honestas.

A todos MUCHAS GRACIAS por haber iniciado con nosotros este camino,  A TOQUE DE SILBATO

 

Bookmark : permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>